El cuento de hadas es un negocio para ella. Carolina Muzo es la hada madrina que hace realidad las Bodas PerfectasElla estudio en EE.UU., para obtener el titulo de “wedding planner”. Ha planificado más de 40 matrimonios, en un año y medio.

VARIOS AÑOS DE PREPARACION Y CONSTANCIA

Es ingeniera comercial de la Escuela Politécnica del Ejercito (ESPE).

Por un año y medio estudio la carrera de Bridal consultant (asesor nupcial) en el Penn Foster Institute, en Pensilvania (EE.UU.)

Tiene varios títulos de florista, obtenidos en EEUU y Ecuador

Carolina Muzo es el hada madrina que libra a los novios de todos los inconvenientes que se pueden presentar en una boda. Desde un disco móvil que coloca música impropia para la ocasión o un pastel pasadohasta una suegra que quiere que todo se haga a su manera.

Esta quiteña de 31 años tiene as su haber la planificación de 40 bodas. Es soltera, organizada, meticulosa y paciente. Sabe sortear situaciones difíciles y capta desde el principio los gustos de una novia.

Muzo es la primera “wedding planner” (Planificadora de bodas) titulada del país y es miembro de la Asociación de Asesores Nupciales de EE.UU (Bridal Consultant Association). Hizo estudios en diferentes institutos en ese país (nueva York, Oklahoma y Pensilvania).

Su objetivo es que tanto los novios como los familiares disfruten del gran día, sin preocuparse de los detalles y de los imprevistos que se puedan presentar.

En New York, donde estudio Asesoria Nupcial, en el Jardín Botánico, conoció a un “Wedding planner” reconocido, llamado Joshua Adams, quien organiza bodas judías. El la motivo para que se convirtiera en una asesora de recepciones.

A su retorno al país, hace año y medio, Muzo fundo la empresa Mi Boda Magica, que organiza bodas íntegramente desde el pedido de mano o el matrimonio civil hasta el eclesiástico. Sin embargo, su historial con las novias es mucho mas largo.

Desde pequeña trabajo con su padre, Carlos Muzo, propietario de la floristería La Orquídea. A los 20 años ya era la encargada de las flores para las bodas y tiene a su haber la decoración de unas 300 recepciones nupciales. “Yo era quien mas paciencia tenia a las novias, que cambiaban de opinión con facilidad”.

En sus años de decoradora, reunió un completo directorio de proveedores de todo tipo de servicios: desde mariposas ornamentales hasta empresas que entregan las invitaciones de una original. Por ejemplo, si los novios lo solicitan, el mensajero se puede disfrazar de emisario de un rey y entregar la invitación a la boda con mucha ceremonia.

Para ser una organizadora de bodas a carta cabal, la joven curso en el Instituto Pennfoster, de Pensilvania, una materia sobre la psicología de los novios y las suegras. Considera que los problemas entre la pareja y sus padres dificultan la organización. En ocasiones, ha debido mediar para que las novias resuelvan sus diferencias con sus suegras, no solamente con respecto a la boda. “Una vez tuve que hablar con una señora para que muestre conformidad con la decisión de su hijo de casarse, al menos en la recepción”.

Para esta “wedding planner” es importante que las bodas sean genuinas, que reflejen la personalidad y los gustos de los novios. “Si son sencillos, la boda debe ser modesta pero bonita. De lo contrario, es como ponerles una mascara”.

El tiempo ideal para planificar una recepción de matrimonio es de seis meses. Sin embargo, esta joven emprendedora ha organizado bodas en menos de dos semanas, con los elementos básicos.

Su empresa factura entre USD 8000 Y 13000 al mes, según el número de recepciones que tenga en agenda.

El costo de una fiesta de matrimonio es ilimitado. La boda más costosa que ha organizado fue USD 90000 y conoce que, en Guayaquil, se celebro en este año un enlace que costo USD 1 millón. En tanto, una boda sencilla para 100 personas puede costar USD 6000.

Mi Boda Magica cobra por su servicio integral alrededor del 10% del costo total de la recepción. Sin embargo, los porcentajes pueden variar, dependiendo del plan. La empresa ofrece tres paquetes Gold, Silver, Express y un programa especial para novias del exterior.

Su compañía trabaja con 80 proveedores, entre salones de recepción, fotógrafos, catering, floristas, pasteleros, decoradores… Su filosofía es no “casarse” con una marca. Piensa que la clave para ser un organizador de matrimonios exitoso es trabajar con buenos proveedores.

Pablo Cervantes, fotógrafo, destaca la puntualidad de Muzo para realizar los pagos y la exactitud con la que se desarrollan los actos que organiza. “Ella planea todo de manera milimétrica”.

Una inspiración de Carolina Muzo es la película “The Wedding Planner”, en la que Jennifer López, interpreta a una organizadora de bodas a la que no se le escapa un detalle. Si López tiene un cinturón con herramientas para solucionar cualquier imprevisto, Muzo lleva a todas las bodas una cajita magica, con diferentes medicinas, aguja e hijo, botones y números de teléfonos de cerrajeros, electricistas, médicos y cocineros. Ella esta segura de que todo “Wedding Planner” debe tener un plan B y hasta un plan C.

Recuerda que en una ocasión debió contratar un cerrajero 20 minutos antes del inicio de la ceremonia para que auxiliara a la novia, quien había perdido las llaves del closet donde, días antes, había guardado los zapatos blancos.

En las bodas, Muzo prefiere disponer de una planta eléctrica para superar los inconvenientes de un corte de energía.

Esta joven empresaria sabe que hacer cuando la boda se debe suspender por muerte de un familiar cercano o por la ruptura sentimental de los novios. El protocolo dicta que en caso de fallecimiento, uno de los padres o familiares de la novia debe anunciarla cancelación. Si es por la ruptura de la relación, el novio es quien debe hacer el anuncio.

“Carolina es maravillosa” dice Jana Runnels, estadounidense de 25 años que dentro de dos meses se casara con un ecuatoriano al que conoció por Internet.

Muzo ha sido un apoyo para Runnels, quien llego a Ecuador hace apenas cuatro meses. “No conozco el país, el idioma ni como se casa la gente aquí. Carolina tiene la solución a todos los problemas, conoce los mejores lugares, los mejores peluqueros. Si ella no organizara mi boda estaría tan estresada”.

Muzo explica que las mujeres que contratan una “wedding planner” usualmente son profesionales, con un trabajo estable y con poco tiempo para planificar la boda. Son mujeres que saben lo que quieren. “El novio también decide, pero interviene menos que la novia”.

En el 2008 Muzo planea abrir en Quito una escuela para “wedding planners”, con el aval de la Asociación Nupciales de EE.UU. Para ello, esta recopilando información sobre las costumbres nupciales en Ecuador para organizar un pensum adecuado para el país. También esta organizando la visita a Quito de los miembros de esa asociación.

A pesar de que su vida transcurre en medio de recepciones matrimoniales, aun no sabe cuando dejara la soltería. De lo que si esta segura es de que no se enamorara del novio que ha contratados sus servicios, como si le ocurre a Jennifer López en la película. “Mi Boda? – Se pregunta -. Seguro que cuando llegue el momento yo la voy a organizar y va a ser muy bonita”.

“LAS BODAS DEBEN SER GENUINAS, Y DEBEN REFLEJAR LOS GUSTOS Y EL CARÁCTER DE LOS NOVIOS”. 2002 DECORANDO UNA RECEPCION MATRIMONIAL

Carolina Muzo, junto a su padre, Carlos Muzo propietario de Floristería La Orquídea, mientras alistaba la decoración de una boda. Desde su niñez estuvo involucrada con el mundo de las flores. Los primeros estudios que realizo fueron para obtener el titulo de florista. SUS ESTRATEGIAS

Especialidad. Carolina Muzo se especializa en organizar bodas mixtas en la que las familias practican diferentes religiones, y bodas entre personas provenientes de diferentes países o culturas Su meta, en estos casos, es que ningún invitado se sienta excluido, y que todos pasen un momento agradable.

Eventos. También ha realizado estudios en planificación y organización de diferentes tipo de certámenes –no solo de belleza- y de organización de eventos comerciales.

Revista Lideres